Envíos 24 horas
Home / De todo un poco / ¿Qué le sucede a mi coche si conduzco en reserva?

¿Qué le sucede a mi coche si conduzco en reserva?

Sales de trabajar, se te enciende el piloto de la reserva en la pantalla de tu automóvil y sigues el trayecto con normalidad porque «total, tengo 50 kilómetros hasta quedarme sin gasolina». ¿Alguna vez te has preguntado si conducir con tu depósito en reserva tiene efectos negativos en tu vehículo? La mayoría de conductores solemos apurar al máximo la reserva de nuestro coche por pereza a parar a repostar. Además de tentar a la suerte con quedarte tirado, podrías estar perjudicando gravemente a tu coche y acortando su vida útil.

Hoy en el blog de Audioledcar, tienda de accesorios para coche, te contamos cómo le afecta a tu vehículo que conduzcas en reserva y qué averías le puede generar. ¡No te lo pierdas!

¿La reserva dura 50 kilómetros?

La reserva de los coches es la cantidad estimada para que tu coche pueda llegar hasta repostar y no quedarse tirado. Se estima que la mayoría de automóviles tienen una cantidad media de reserva de 50-60km. Pero esto no siempre es así.

La mayoría de conductores apuran su depósito por la falsa creencia de esta estimación y no saben que el tanque de gasolina varía dependiendo del modelo de tu vehículo. Por lo que debemos tener cuidado y no confiarnos con el mito de los 50 kilómetros.

Asimismo, el ordenador de abordo nos puede determinar los kilómetros que nos quedan, pero tampoco es una guía de la que debemos fiarnos al 100%. De hecho, esta estimación que efectúa es en referencia a consumos anteriores, por lo que puede que la aguja del combustible, en otra situación como atascos, cuestas o diferentes velocidades, baje con mayor facilidad que lo que se estimaba.

Por ello te recomendamos que cuando se encienda la luz en tu salpicadero, acudas lo más rápido posible y repostes lo suficiente. ¡Te evitarás más de un susto tonto! 😉

 

¿Afecta a mi vehículo?

Sí, afecta a varias partes de tu vehículo y, además, mucho. Es verdad que en los últimos años los vehículos han avanzado con sus sistemas y son mucho más refinados, al igual que el combustible es de mayor calidad. Pero aún así, puedes sufrir las consecuencias de no parar a echar gasolina.

La pereza de parar a repostar y exprimir la reserva al máximo puede comprometer al buen funcionamiento de la bomba de combustible de tu vehículo. Esta pieza es la encargada de succionar el combustible del tanque y dirigirla a los correspondientes inyectores a través de los conductos y filtros. Cuando conducimos en reserva, le estamos dando mucho más trabajo a esta pieza de nuestro coche y tendrá efectos negativos en ella porque le cuesta más.

Cuando conducimos en reserva, con pocos litros en nuestro depósito, la función refrigerante del combustible ya no es la misma, por lo que existe peligro de que cierta cantidad de aire se pueda colar en el circuito empobreciendo la mezcla de aire y combustible. Además, el combustible acumula impurezas en los últimos litros de este, por lo que puede hacer que componentes como parafina alcancen el motor.

De hecho, las reparaciones de un coche estropeado por el sistema de combustible, pueden alcanzar cifras de 200 euros para un vehículo de gasolina y hasta los 500 euros en los coches diésel, según el número de inyectores.

Para evitar contratiempos y averías, lo recomendable es acudir con la mayor brevedad posible a una estación de servicio cuando se encienda el testigo. Y no solo por los daños, sino porque si tu coche se queda sin combustible y se para en medio de la conducción en un lugar inapropiado, como no cuenta como avería porque lo podrías haber evitado, puedes recibir una sanción de 200€. ¿Mejor evitarlo, no?

 

¿Qué averías puede sufrir mi vehículo al abusar de la reserva?

La obstrucción de los conductos

Cuando la bomba aspira los últimos litros del depósito, se impregna de toda la suciedad e impurezas que hay en el fondo de tu depósito. Esto acarrea que lleguen al motor pudiéndole perjudicar gravemente, e incluso podría llegar a obstruir los conductos de este.

La obstrucción de los inyectores

Sí, el combustible tiene filtro, pero la impureza de la parafina puede pasar. Si la suciedad llega a estos orificios, se pueden obstruir hasta griparse. Si esto ocurre, nuestro circuito perderá presión y, por tanto, también se perderá presión en la inyección causando una peor pulverización del combustible y provocando un mayor consumo.

Fallos en la bomba de succión

Si los conductos están obstruidos, no llegará suficiente combustible a la bomba de succión. Por lo tanto, tendrá que trabajar el doble para absorberlo.

Pérdida de potencia del motor

Nuestro motor no recibirá el combustible con normalidad y notarás cómo va perdiendo fuerza.

 

Algunas recomendaciones de Audioledcar

Para no tener problemas con el sistema del combustible, ten en cuenta las siguientes pautas. ¡Tu vehículo lo agradecerá!

  • Rellena tu combustible al menos un cuarto de capacidad.
  • Reposta con el combustible que determina el fabricante.
  • Evita repostar cuando el camión cisterna esté descargando.
  • Examina el tanque de combustible y límpialo cuando lo necesite.
  • Revisa el filtro del combustible periódicamente e intenta apostar por recambios de calidad.

¿Parecía menos importante lo de ir en reserva, verdad? En Audioledcar encontrarás todos los accesorios necesarios para llevar siempre tu coche a punto. Fundas, protectores de maletero, iluminación led… ¡y mucho más!

 

Acerca de Belén Antón

Esto te puede interesar

Nueva actualización de las señales luminosas v16

Quedarse tirado en medio de la autovía es un engorro, pero a esto le supera …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons