Envíos 24 horas
Home / De todo un poco / Todo sobre las pastillas de freno: qué son, cuánto cuesta cambiarlas, cómo cambiarlas, etc
pastillas-freno

Todo sobre las pastillas de freno: qué son, cuánto cuesta cambiarlas, cómo cambiarlas, etc

A continuación te acercamos todo lo que debes saber sobre las pastillas de freno EBC. Qué son, cómo cambiarlas, cuánto puede costarnos, etc. Toma nota y sabrás algo más ya sobre los componentes que conforman tu coche.

Qué son las pastillas de freno

Las pastillas de freno son uno de los aspectos más importantes dentro del propio sistema de frenado del automóvil. Sirven para proporcionar la fricción necesaria a los discos de freno. De ese modo, al accionar el pedal, el vehículo se para.

pastillas-frenoPor tanto, son necesarias para garantizar una frenada óptima y eficaz. Es fundamental que las pastillas de freno se encuentren en buen estado, ya que de lo contrario se aumentará la distancia de frenado y podrían ocasionarse derrapes indeseados. En este sentido influye el buen estado de las pastillas de freno y el buen estado de los discos de freno Ambo serán esenciales a la hora de garantizar una frenada segura y uniforme.

Una de las mejores marcas de pastillas de freno del mercado es EBC Brakes. De fabricación inglesa son usadas tanto en competición como en carretera normal. Puedes encontrar todo el catálogo de pastillas de freno EBC brakes pinchando AQUÍ

 

ebc-brake-kit-all-pads-rotors

Posibles problemas derivados de un mal estado de las pastillas de freno

Las pastillas de freno son propensas al desgaste y requieren por tanto un mantenimiento periódico. Si circulemos con unas pastillas de freno considerablemente desgastadas estaremos restándole eficacia al sistema completo. También podemos ver que las pastillas de freno de nuestro coche están desgastadas, si al frenar el coche chirría. Esto sucede cuando las pastillas están por debajo de su nivel de seguridad y también cuando el disco de freno empieza a desgastarse.

Sin embargo, podemos encontrarnos en la situación de que el coche circule con unas pastillas y unos discos de freno prácticamente nuevos y que aún así sigamos escuchando esa frenada chirriante. Esto se debe principalmente a las partículas de polvo que quedan atrapadas entre pastillas y discos, si aplicamos un poco de aire a presión en el sistema que une ambos elementos podremos solventarlo fácilmente.

Es importante comprobar si el estado de nuestras pastillas de freno es deficiente. Para ello podemos hacer dos tipos distintos de comprobaciones. Uno de ellos consistirá en comprobar visualmente el espesor de las pastillas y el otro método consistirá en advertir, cuando se produzca, el testigo luminoso de nuestro cuadro de mandos.

 

Si observamos que el coche presenta una pérdida de la capacidad de frenada en caliente, puede ser precisamente debido a las pastillas de freno. Y es que cuando la capacidad de frenada del vehículo se ha reducido respecto a las condiciones habituales, la calidad de las pastillas de freno puede estar en entredicho.

Por otra parte, cuando se ejecuta una conducción muy agresiva, abusando continuamente de los frenos y circulando a alta velocidad, las altas temperaturas pueden dar lugar al fenómeno conocido como fading.

En este caso, las pastillas de freno o los discos han superado el umbral de temperatura óptimo y pierden capacidad de adherencia. En consecuencia, el rozamiento no genera la frenada óptima.

Se trata de un caso extremo, para el cual la única alternativa es permitir que los frenos se refrigeren. Deberá alargarse la distancia de frenada, permitiendo que el coche desacelere por el efecto del freno motor y la ausencia de aceleración. No obstante, lo más recomendable es detener el vehículo.

Audioled-blog-vineta-baja-resolucion

¿Te vibra el pedal?

Durante la frenada a fondo es posible notar algún tipo de sensación en el pedal del freno, como consecuencia de la transmisión de vibraciones. Además, esto es perfectamente normal cuando el sistema ABS se activa, para evitar el bloqueo de las ruedas durante una frenada de emergencia.

En el resto de los casos, las vibraciones de los frenos pueden estar manifestando un problema de discos alabeados; es decir, deformados y presentar ondulaciones. En este caso, la frenada no es homogénea, sino que se produce a pequeños trompicones que pueden dar una sensación de vibración.

Un desgaste o soltura de los rodamientos de la rueda, así como una incorrecta alineación también pueden dar lugar a las vibraciones.

Cómo cambiar las pastillas de freno del coche

Para cambiar las pastillas de freno del coche debes tener en cuenta estos puntos. Necesitarás un gato: para elevar el coche y poder desmontar la rueda. Una llave cruz: para aflojar los tornillos de las ruedas, una llave Allen: para retirar los tornillos que no pueden ser retirados con la llave cruz, un destornillador plano: para hacer palanca y separar las pastillas de freno de los discos de freno.

Pasos para cambiar las pastillas de freno:

Gira la dirección del coche hacia la rueda cuya pastilla de frenos quieras cambiar. Es decir, si quieres cambiar las de la derecha, deberías girar hacia la derecha. Después, usa la llave cruz para aflojar los tornillos, aunque sin terminar de sacarlos.

Coge el gato para levantar el coche y termina de quitar los tornillos de la rueda con la llave cruz. Cuando los hayas quitado todos, podrás retirar la rueda y acceder al sistema de frenos.

Coge la pastilla, usa la llave Allen para retirar los tornillos que la sujetan y haz palanca con el destornillador para poder extraerla.Debes hacer la palanca apoyando el extremo del destornillador en las pastillas y con los bordes del disco, nunca sobre la superficie de contacto del mismo.

Las nuevas pastillas entrarán a presión. Solo tendrás que introducirlas un poco de lado para que entren y engancharlas a la chapa superior metálica. Cuando estén dentro, comprime y ajusta el pistón de freno para encajarlas perfectamente y vuelve a atornillarlas con la llave Allen.

Coge la rueda y vuelve a montarla con la llave cruz hasta que esté completamente sujeta. Revisa que no haya ningún tornillo suelto ni flojo, tanto en la rueda como en la propia pastilla.

Al finalizar con la primera rueda deberás seguir los mismos pasos con el resto. En caso de que solo quieras cambiar las pastillas de frenos delanteras o traseras, tan solo tendrás que volver a repetirlo una vez.

Presiona total y progresivamente el pedal varias veces. De esta manera el pistón se arrimará la pastilla al disco y la dejará en el lugar ideal para que funcione en perfectas condiciones. En los primeros 100 kilómetros de circulación tras cambiar las pastillas de freno hay que frenar con suavidad y evitar frenadas bruscas. Cualquier frenada de este tipo acortará la vida útil de las pastillas.

Acerca de Lorena Gonzalez

Soy una Joven blogger apasionada de las redes sociales. Me encanta escribir sobre todo tipo de temas y en especial de automoción

Esto te puede interesar

Cámaras traseras para coches

Las cámaras de visión trasera de los coches se han convertido en un componente indispensable …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons